Noroeste de Argentina Full

Este viaje por el Noroeste de Argentina no deja nada librado al azar, porque disfrutamos de las 6 provincias más importantes del Norte Argentino. Empezamos descubriendo el Valle de La Luna, La Pampa del Leoncito, el Valle de Calingasta en San Juan, el Cañón del Talampaya, Chilecito, Cuesta del Miranda, en La Rioja. Avanzamos a Catarmarca y la Cuesta del Portezuelo. El tramo final comienza en Tucumán para luego seguir a Cafayate, los Valles Calchaquíes en Salta. Este viaje por el Norte no es un viaje más, es un itinerario muy especial, poco visto. Porque muestra Jujuy vista por los jujeños, a diferencia de otros recorridos donde se viaja desde Salta a la Quebrada de Humahuaca en Jujuy.

Noroeste en 24 días

24 días - 23 noches

Noroeste en 24 días

24 días - 23 noches

  • Alojamiento Base Doble con Desayuno de acuerdo a la categoría de hotel seleccionada
  • Traslados detallados en el itinerario
  • Excursiones regulares detalladas en el itinerario (excepto opcionales)
  • Tickets Aéreos de Cabotaje
  • Guía Bilingüe Español Inglés
  • Coordinación Permanente

Día 1 - San Juan, Dique de Ullum & Cavas de Zonda

Traslado del Aeropuerto Internacional de Ezeiza al Aeropuerto Metropolitano de la Ciudad de Buenos Aires. Recepción en el Aeropuerto de San Juan y traslado al hotel.

Conocemos los principales lugares de interés de la ciudad de San Juan, que se encuentra en el centro norte del Valle del Tulum. Esta ciudad fue prácticamente destruida por el terremoto de 1944, por eso es una de las ciudades más nuevas de la Argentina. Es la ciudad natal de Domingo Faustino Sarmiento, presidente de Argentina y gran hacedor en la educación pública. Los mayores atractivos sanjuaninos son el Embalse de Ullum, la Quebrada de Zona y la Ruta del Vino.

Dentro de nuestra visita podemos conocer la Casa Natal de Sarmiento, que es el único testimonio colonial que se conserva en la ciudad, tiene 9 salas y tres habitaciones de servicio y 2 patios, que respetan la distribución de las casas de la época. Otro sitio para visitar es la Catedral, en honor a San Juan Bautista, es una de las iglesias más modernas, ya que la primera fue hecha en 1712 por la Compañía de Jesús y vuelta a construir en 1979 debido al terremoto. Otros puntos de interés son el Auditorio Juan Victoria, siendo el lugar cultural por excelencia, el Museo Sanmartiniano etc. Luego vamos a visitar el dique de Ullum y Cavas de Zonda, donde degustamos vinos sanjuaninos de primera calidad.

Día 2 - Barreal, Valle de Calingasta & Pampa del Leoncito (Observatorio Astronómico)

Desayuno en el hotel. Saldremos hacia Pampa del Leoncito, luego vamos hasta el Observatorio Astronómico y al Cerro Alcázar. El camino es de montaña, observamos el cerro Villicúm, llegamos hasta el pueblo de Talacasto, previo paso por la Quebrada de las Burras, luego entramos a Calingasta, para llegar hasta Barreal. Desde ahí nos dirigimos a Pampa del Leoncito, sitio donde se realiza la práctica de wind-car o carrovelismo, gracias a los sostenidos vientos que soplan a más de 80 km por hora. La carrovela es un carro chico que lleva 2 ruedas de auto en su parte trasera y 1 rueda de moto en la parte delantera, terminan de formar este artefacto, su fuselaje y un mástil que por lo general debe ser de aluminio, para que sea liviano y se mueva con gran impulso.

Pampa del Leoncito también llamado Barreal Blanco es una estructura geológica próxima al pueblo de Barreal, donde se ha creado una reserva natural. Se trata de una planicie con un suelo árido y resquebrajado de 15 kilómetros de longitud por 5 kilómetros de ancho, que antiguamente era el fondo de una cuenca lacustre (lago), sin ningún tipo de vegetación, que se asemeja a la trama de las telarañas. La visual es atípica y el color blanco es muy profundo. Podemos observar el cerro sanjuanino más elevado: Cerro Mercedario, con sus imponentes 6.772 metros.

Luego de almorzar en Barreal, centro de turismo más importante del valle, es un pueblo con calles de tierra y bellos álamos, vamos a visitar el complejo astronómico El Leoncito. Es un observatorio que se encuentra al pie de la cordillera, a los 2.500 m.s.n.m., en la Reserva Astronómica de San Juan que ocupa casi 70.000 hectáreas, siendo un excelente sitio para realizar observaciones al espacio. De vuelta a San Juan gozamos de una vista espectacular del Cerro Alkázar.

Día 3 - Jáchal, Dique Cuesta del Viento y Rodeo

Tomamos la ruta 40 rumbo al norte de la provincia de San Juan, dejamos atrás el río San Juan, vamos pasando pueblos como Albardón, Matagusanos, Talacasto y junto al cerro Villicúm para llegar la ciudad de San José de Jáchal, donde conocemos en su mueso las culturas indígenas. Cambiamos de ruta en sentido oeste hacia la precordillera central, por sendero montañoso descubriendo unas vistas únicas.

Conocemos Cuesta del Viento, sitio propicio para realizar deportes náuticos como el windsurf, luego vamos hasta Rodeo, pequeño pueblo de montaña que se encuentra próxima al Dique Cuesta del Viento, represa hidroeléctrica que presenta un espejo de agua cristalina y color turqueza. Seguimos nuestro itinerario hasta Pismanta, donde se encuentra el famoso complejo termal, se mezcla lo árido del desierto con el verde del oasis, siendo uno de los sitios más bonitos de San Juan. Sus aguas termales tienen propiedades curativas, terapéuticas y rejuvenecedoras, ideal para el reuma y las afecciones dérmicas. Regresamos a la capital sanjuanina por Las Flores y Bella Vista, por camino de precordillera subiendo la cuesta llegamos a la zona más elevada en El Colorado. Luego en Talacasto retomamos la ruta 40 para ingresar en San Juan.

Día 4 - Parque Provincial Ischigualasto: Valle Fértil & Valle de La Luna

Excursión de día entero al Valle Fértil y al Valle de La Luna. Partimos hacia el Valle Fértil, previo paso por el Santuario de la Difunta Correa, en el pueblo de Vallecito, San Juan. Existe una gran devoción popular por parte los católicos, a pesar que no ser reconocida por la Iglesia Católica. Los seguidores creen en sus milagros y la consideran una santa popular, venerada como una diosa. Llegamos al Parque Provincial Ischigualasto para descubrir el Valle de La Luna y sus cinco estaciones.

Este parque tiene una extensión de 62.000 hectáreas y se encuentra a 330 kilómetros de la capital sanjuanina. Presenta un considerable patrimonio geológico y paleontológico, UNESCO lo declaró en el año 2000, Patrimonio Natural de la Humanidad. Ischigualasto pertenece al período Triásico hace 300 millones de años y es una fiel representación de esa época, donde se expandieron los primeros mamíferos y dinosaurios. En estas tierras se encontró uno de los dinosaurios más antiguos, Eoraptor Lunensis. Sus geoformas principales son: El Gusano, Valle Pintado, Cancha de Bochas, el Submarino, El Hongo y Los Colorados. Por la tarde nos dirigimos nuevamente a San Juan o se puede dormir en el Valle Fértil.

Nota: Los parques naturales de Ischigualasto & Talampaya contienen una secuencia completa de sedimentos fosilíferos continentales que representan el períodotriásico completo (45 millones de años) de historia geológica, dice la Unesco. Imaginen una llanura poblada de plantas que se encaraman unas sobre otras, con lagunas, pantanos y reptiles de formas extrañas que circulan entre la vegetación. Así era este lugar hace millones de años, en la Era Mesozoica, cuando aún no existía la cordillera de los Andes y la Tierra era una masa uniforme que todavía no se había dividido en varios continentes". Cuesta creerle, frente a este cielo azul que parece no conocer las lluvias; el suelo grisáceo, árido y pedregoso, los gigantescos paredones colorados que se levantan a lo lejos, y las extrañas figuras de piedra que alteran el paisaje.
Las estrellas del itinerario son las gigantescas figuras de piedra esculpidas durante milenios a fuerza de erosión y que la imaginación popular bautizó de manera caprichosa: "El Gusano", "La Esfinge", "El Submarino", "El Hongo". Hace no mucho tiempo se derrumbó una colosal figura llamada la "Lámpara de Aladino", pero como consuelo, la naturaleza es una escultora tenaz que continúa cincelando su obra con la erosión del viento, las lluvias y las diferencias de temperatura."La Tierra, que hasta el período triásico, hace 225 millones de años, estaba habitada sólo por plantas e invertebrados, Comenzó a ser invadida por los reptiles. Aquí en Ischigualasto, se encuentran los restos de reptiles con características de mamíferos más antiguos del planeta, que pueden explicar eslabones fundamentales en la evolución de las especies".

Día 5 - Parque Nacional Talampaya, La Rioja

Nos levantamos temprano para dejar la provincia de San Juan y nos trasladamos hasta la provincia de La Rioja, hacia Villa Unión con el objetivo de ir a visitar el Parque Nacional Talampaya. Villa Unión cuenta con 6.000 habitantes y se encuentra sobre un valle entre la pre-cordillera y el formidable cordón montañoso de Famatina, distante a 60 kilómetros del parque.

Talampaya es una reserva natural que contiene yacimientos de valor arqueológico-paleontológico, debido a la gran cantidad de fósiles encontrados, como es el caso del Lagosuchus Talampayensis, dinosaurio de la era mesozoica. En resumen este parque es producto de los intensos movimientos tectónicos y de la erosión eólica producida durante millones de años. Abarca 215.000 hectáreas, es famoso por sus increíbles farallones de roca bermeja y las diferentes figuras esculturales ocasionadas por la erosión del viento, sitio donde anidan cóndores. Sus rocas datan del período Triásico en la Era Mesozoica, se registran las huellas de los primeros dinosaurios. Luego nos dirigimos a Villa Unión para hacer noche o se puede regresar a San Juan.

Nota: El arte rupestre del Talampaya Constituye una de las manifestaciones indígenas de mayor valor en nuestro país. Los grabados existentes en las rocas ubicadas al pie de las barrancas pasan el centenar, representando figuras humanas estilizadas, huellas de ñandú, felinos y diversos signos y figuras geométricas aun no interpretados. El núcleo más importante corresponde al llamado "Los Pizarrones" se ubica sobre el cause de un arroyo temporario afluente del Río Talampaya, en un sector liso y plano de rocas de unos quince metros de largo cubierto de grabados esculpidos (petroglifos) varios siglos antes de la conquista. También se hallaron en la zona restos de viviendas y de muros de piedras, fragmentos de barro cocido, material lítico proveniente de la confección de elementos de roca. Es de suponer que en aquellas épocas, unos mil años atrás, el clima sería un tanto más húmedo.
La mayor abundancia de aguas permanentes, vegetación y fauna, habría facilitado la instalación de grupos humanos estables y la ocasión para el desarrollo de sus manifestaciones artísticas, rupestres y artesanales. Otro atributo natural de gran importancia en el área de Talampaya lo constituye su valor paleontológico. Todo el valle comprendido entre las sierras de Sañogasta y Morada resulta del mismo origen triásico que la vecina región de Ischigualasto o Valle de la Luna en la provincia de San Juan. Estas dos áreas naturales Están separadas por la Sierra Morada. Antes del levantamiento de la cordillera de los Andes, hace unos 160 millones de años, estos terrenos eran bajos, pantanosos y húmedos, con lujuriosa vegetación tropical, con helechos y grandes árboles cubiertos de lianas, poblada de una variada fauna de reptiles acuáticos y terrestres, herbívoros y carnívoros, todos de tamaño considerable. Las rocas sedimentarias de la región albergan en su seno fósiles correspondientes a aquella flora y fauna prehistórica.

Día 6 - Chilecito, Cuesta del Miranda, Nonogasta

Nos despedimos de Villa Unión para ir hasta La Rioja pasando por Cuesta de Miranda, que se encuentra atrapada por las Sierras de Famatina y las Sierras de Sañogasta. La cuesta es uno de los pocos caminos en buen estado y que une el Valle de Chilecito con Cuyo. Es la ruta obligada para unir Villa Unión con Chilecito.

La Cuesta de Miranda presenta un paisaje manchado de diferentes tonos rojizos, es una senda que dibuja su silueta entre la sierra y el cañón del río homónimo, finalizando en un recorrido de cornisa con atrapantes curvas y barrancos. Antes ingresamos a Chilecito, que es la segunda ciudad riojana en importancia, encontrándose en el Valle Antinaco - Los Colorados y escondido entre las Sierras de Velasco y Famatina. Es una zona dedicada a la industria vitivinícola y a la plantación de nogales y frutales. Por la tarde llegamos a la ciudad capital.

Día 7 - Conociendo La Rioja

Vamos a descubrir los principales encantos de la ciudad riojana, también llegamos hasta el Dique Los Sauces. Esta ciudad capital con alma de pueblo, presenta su Plaza 25 de Mayo, que es el centro de la urbe, la Casa de Gobierno de estilo greco-romano que ha sido adaptada ya que tiene un zaguán de entrada y patios con galerías.

Enfrente de la plaza está el Club Social, donde se realizan exposiciones y la Basílica de San Nicolás de Bari con estilo bizantino. También es interesante la Casa del ex gobernador Joaquín Víctor González con estilo colonial e imagen a castillo del medioevo, hecha a mediados del siglo XIX. Por otra parte, encontramos el Templo de Santo Domingo, que data de 1623 edificado en piedra por los indígenas, donde sobresale su puerta de madera de algarrobo tallado y el finalmente se puede ver el Museo de Arte Sacro.

Día 8 - Pueblos de La Rioja (La Costa Riojana): Sanagasta, Huaco, Chuquis, Anillaco...

Vamos a recorrer la costa riojana, de trata de las principales poblaciones de La Rioja. El mayor encanto lo brinda el cordón montañoso de la sierra del Velazco, que nos acompañara durante todo nuestro recorrido, encontrando lugares llenos de vida, colores, una paz que detiene el tiempo, el microclima que nos pone en contacto con la naturaleza. Las Peñas es el primer pueblo con sus casas de adobe sobre peñones de granito y la iglesia de San Rafael. Luego viene Agua Blanca, famosa por sus dulces caseros Sigue el pueblo de Pinchas, lleno de frutales, hortalizas y nogales. En sus tiendas artesanales, se pueden conseguir mantas de llama o vicuña.

Chuquis es conocida por que se encuentra el solar de Pedro de Castro Barros, actualmente es un museo regional. Continúa el pueblo de Aminga, con casonas, quintas y bodegas hechas con muros elevados de pircas. En su plaza principal está el Mercado Artesanal y la iglesia de La Merced. Una vez más sobre la ruta, alcanzamos a reflexionar sobre la alegría y la tranquilidad que se perciben en el aire de cada una de estas localidades. Llegamos a Anillaco, el más moderno de los pueblos de la costa riojana con calles de asfalto y grandes propiedades de viñedos ideales para degustar vinos de alta calidad o vinos pateros.

Avanzamos hasta Los Molinos con sus fincas de nogales, olivos, almendros y membrillos. Sigue Anjullón, con la iglesia más bella de la costa riojana, que data de 1896, de estilo italiano. Más tarde está la localidad de San Pedro y finalmente Santa Vera Cruz, que está sobre la montaña. Sobresale en el viaje el Castillo de Dionisio Aizcorbe.

Día 9 - Catamarca & Cuesta del Portezuelo

Durante la mañana conocemos la ciudad de Catamarca, desde la Basílica, el Paseo de la Fe, Plaza 25 de Mayo, Convento de San Francisco hasta el Mercado Artesanal. En horas de la tarde emprendemos viaje hacia la Cuesta del Portezuelo llegando hasta el Dique Las Piquitas. La Cuesta del Portezuelo es un largo y hermoso camino sinuoso y muy zigzagueante que alcanza casi los 1.700 m.s.n.m., donde podremos tener unas visuales espectaculares del Valle de Catamarca atravesado por el Río Paclín y de la Sierra de Ambato. Esta cuesta ha sido inmortalizada en la zamba Paisaje de Catamarca, que interpretaron el famoso grupo argentino de folklore: Los Chalchaleros. Durante el viaje vivenciamos distintos pueblos que se encuentran a la vera del camino.

Día 10 - Catamarca - Tucumán

Desayuno en el Hotel. Traslado a la terminal de Ómnibus para tomarnos el bus con destino a la Ciudad de San Miguel de Tucumán. Recepción en la terminal de buses de Tucumán y traslado al hotel.

Día 11 - El Cadillal, Raco, El Siambón, San Javier & Villa Nougués (Circuito Grande)

Desayuno en el Hotel. Saldremos desde la capital de Tucumán para realizar el Circuito Grande, pasando por localidades representativas de la provincia, yendo por Ruta Nacional 9 hasta ingresar a Tafí Viejo. Nos desviaremos en el Km 20 para visitar el Dique Celestino Gelsi, ubicado en la localidad de El Cadillal, y su villa veraniega. Accederemos a este lago de gran belleza que abarca 1400 hectáreas, donde nos veremos rodeados de montañas, signo de las últimas elevaciones de la Sierra de Medina, ideal para practicar deportes de aventura, como kayak, ski acuático, buceo, entre otras, como trekking por los senderos en la selva y para refrescarse durante los meses de calor.

Continuamos hacia las villas de Raco y El Siambón, la primera localizada a 48 km de la ciudad tucumana, cuyo origen data del siglo XVII, pequeña ciudad pintoresca que es atravesada por el Río Raco, y que cuenta con un club para hacer diversas actividades. A los pocos kilómetros, nos encontramos con El Siambón, otra hermosa localidad marcada por sus suaves relieves serranos verdes en armonía con el azul del cielo y sus lindas casas, aquí se encuentra el Monasterio de los Monjes Benedictinos, construido en 1955.

Luego de hacer una visita por estas localidades, nos dirigiremos hacia la villa de San Javier, poblado ubicado a 1150 metros sobre el nivel del mar, que encierra un lugar de relax en medio de la naturaleza, como en el Parque Sierra de San Javier, donde se pueden practicar actividades como parapente, trekking, cabalgatas, entre otras. Podremos apreciar, antes de llegar al Parque, una zona de residencias hermosas. Luego, visitaremos el Cerro San Javier, donde podremos tener una vista hermosa de los alrededores y el Cristo Bendicente, con una altura de 28 metros de altura. Seguiremos hasta Villa Nogués, una localidad también pintoresca por encontrarse en medio de valles y zonas de yungas selváticas que enmarcan esta hermosa región. Luego, regresaremos para San Miguel de Tucumán.

Día 12 - Feria de Simoca, las Ruinas Jesuíticas de Lules & San Pedro de Colalao

Desayuno en el hotel. Todos los sábados salimos al amanecer desde San Miguel de Tucumán para ir a la conocida Feria de Simoca, la gente va llegando de distintos pueblos cercanos en caravanas de sulkys y carros, a comprar, vender, intercambiar trabajos o sólamente para disfrutar del espectáculo que es la feria en sí, cerca del mediodía se prueba la gastronomia típica de la zona. Luego vamos hacia las Ruinas de San José de Lules.

Por la tarde vamos por los caminos rodeados de plantaciones citrícolas con el objetivo de ir a conocer a San Pedro de Colalao para disfrutar de sus sitios arqueologicos, senderos ideales para realizar extensas caminatas y disfrutar de actividades de turismo aventura. En San Pedro de Colalo se puede visitar la parroquia de la villa, el casco viejo, la plaza Leocadio Paz, la gruta de la Virgen de Lourdes y la reserva fitozoologica.

En las proximidades se establecieron en otros tiempos de la antigua Cultura La Candelaria; San Pedro de Colalao debe su nombre de la época prehispánica, parcialidad pazioca denominada colalao (la desinencia ao, en lule, significa pueblo, kolal, significa jefe o autoridad principal). Durante el siglo XVII se funda la encomienda española San Pedro de Colalao y para fines del siglo XIX empiezan a edificarse las primeras casas de los criollos tucumanos. El pueblo está muy próximo a los Valles Calchaquíes, sobre la Quebrada del río Tipas, sus casas son de afines del siglo XIX y sus calles presentan árboles con moreras y tarcos y sus habitantes la gran mayoría son gauchos criollos.

Nota: La Feria de Simoca funciona los días sábados, el resto de los días vamos a visitar las Ruínas Jesuíticas de San José de Lules y a San Pedro de Colalao.

Día 13 - Tucumán - Tafi del Valle - Ruinas de los Indios Quilmes - Cafayate

Nos prepararemos para comenzar esta excursión que nos llevará a recorrer Tafí del Valle, las Ruinas de los Aborígenes Quilmes y por último, llegaremos a Cafayate. Nos dirigiremos por la ruta nacional 38 para visitar, como primer punto, las Ruinas Jesuíticas de San José de Lules, conformado por una capilla y un convento fundados por los jesuitas en el año 1670. Seguiremos nuestro recorrido, pasando por Famaillá, Acheral y Santa Lucía que es el camino que nos lleva para Tafí del Valle, y durante el cual podremos ir observando los campos de cultivo de caña de azúcar, citrus y otros frutos.

Ya a los pocos kilómetros, estaremos ingresando a la Quebrada de Los Sosa, viajaremos por el camino de cornisa, que nos ofrece una visión espectacular de la vegetación selvática tucumana y durante el mismo, pasaremos por parajes como el Indio, Fin del Mundo y la Heladera, que atraen por sus geoformas curiosas. Continuamos ascendiendo y a medida que lo hacemos, notaremos el cambio de paisaje, ya comienza a aparecer una vegetación más baja, entre sauces, pinos y alisos que dan un toque especial y hermoso al cuadro de cerros verdes, cruzando arroyos en un cielo celeste admirable. Nos preparamos ya para ingresar al valle, ofreciéndonos una postal verde inmensa frente a nosotros, para dirigirnos a El Mollar, una villa turística de la provincia tucumana, que fue un asentamiento arqueológico muy importante, donde se han descubierto, en el siglo XX, las ruinas de una antigua civilización que data de 300 años a.C.

Estaremos rodeados de naturaleza pura, con permanentes paisajes verdes; seguiremos para observar el Dique La Angostura, un espejo de agua magnífico, un sitio ideal para la práctica de deportes acuáticos y de aventura. Veremos ante nosotros el "pueblo de entrada espléndida", como lo llamaran los diaguitas, una comunidad aborigen que habitó estas tierras cientos de años atrás, que es lo que significa "Tafí". Allí, visitaremos la Iglesia Jesuítica de La Banda, una reliquia colonial sencilla que data de principios del siglo XVIII.

De allí, seguiremos hacia Abra del Infiernillo, un solitario camino entre el valle de Tafí y los valles calchaquíes, donde podremos observar animales como llamas y ovejas, y que también es hábitat de algunos animales en peligro de extinción como gato andino y la taruca. Atravesando el Abra y yendo hacia Ampimpa, podremos observar cardones a nuestros costados, un balcón natural del Valle de Yocavil o Santa María, desde donde podremos avistar el pueblo de Amaicha del Valle, a pocos kilómetros. En ésta última, habita la única comunidad indígena del noroeste, la cultura diaguita, fabricantes de pieza únicas y localidad famosa por sus exquisitos vinos pateros, alfajores, turrones y quesillos.

Cruzando el Río Yocavil, entraremos a las Ruinas de los Quilmes, los restos del mayor asentamiento precolombino de la Argentina, el nombre se debe a que, cuando fueron derrotados por los españoles, fueron obligados a recorrer miles de kilómetros hasta llegar a Buenos Aires, a la localidad que ahora lleva su nombre. Haremos una visita al museo y a continuación, la fortaleza construida por esta comunidad. Pasaremos por El Bañado, Colalao del Valle. Continuamos por el pueblo de Tolombón para ingresar a Cafayate. Podremos ir observando, a medida que avanzamos, que pasamos de paisajes áridos a campos de viñedos, ya nos encontramos en tierras cafayateñas. Dormiremos en Cafayate.

Día 14 - Valles Calchaquíes - Por Cafayate

Continuaremos nuestro viaje desde Cafayate, visitando los Valles Calchaquíes. Visitaremos la Catedral de Nuestra Señora del Rosario en contraste con los cerros de fondo de varias tonalidades, y luego recorreremos las bodegas más tradicionales de esta hermosa ciudad entre valles y cerros de un impactante color verde, que es la más importante de los Valles Calchaquíes destacada, sobretodo, por sus vinos torrontés, un lugar ideal por su temperatura y humedad para el desarrollo de este tipo de uva de un sabor dulce y frutado, junto con sus quesos de cabra. El nombre de la ciudad se debe al de un antiguo asentamiento aborigen, cuyo significado es "Sepultura de las penas".

Tendremos el placer de poder degustar vinos de algunas bodegas. Seguimos, para visitar el Museo Arqueológico, lugar donde se encuentra gran cantidad de objetos que pertenecieron a poblaciones aborígenes y ha motivado a que se hicieran muchas investigaciones, excavaciones, restauración y exhibición de los mismos.

Nos maravillaremos al entrar en terreno de formas curiosas y muy llamativas, pasando Quebrada de las Conchas, donde podremos ver figuras como la Garganta del Diablo, el Anfiteatro, maravilloso sitio donde se puede escuchar el eco de cualquier sonido perfectamente y donde se llevan a cabo varios festivales de folklore, el Obelisco que forma un solitario peñasco, los Castillos de un rojo intenso que recuerda a los castillos de la época medieval, la Yesera con sus formaciones de arenisca claras, la Casa de los Loros ya que las paredes de piedra tienen orificios que son el hábitat de grandes bandadas de loros durante el verano, el Fraile, el Sapo y la impresionante Garganta del Diablo salteña, con forma de tráquea humana y también llamada así por su coloración.

Haremos una parada en Alemanía, una población solitaria, imposible de no detenernos para admirar sus viejas casones entre sus verdes cerros, en la estación de trenes que ya no se usa más, ahora podremos observar las hermosas obras de artesanos que invitan a llevarnos un lindo recuerdo de este pueblo. Nos prepararemos para descender por los valles.

Llegaremos al Dique Cabra Corral, cerca de Coronel Moldes, un sitio ideal para la práctica de deportes náuticos, pasaremos por poblaciones donde se desarrolla la actividad agrícola-ganadera como El Carril, donde se encuentran varias empresas acopiadoras de tabaco así como también se pueden apreciar plantaciones de higueras, nogales y durazneros, La Merced con sus calles limpias y sus espacios verdes la hacen muy pintoresca, y Cerrillos. Todas estas localidades pertenecen al Valle de Lerma, de donde se dice, según las leyendas que han surgido, que hay tesoros que provienen de minas, que fueron encontrados y que están ocultos en algún lugar entre los cerros. Seguiremos rumbo a la ciudad de Salta, pasando por imponentes paisajes cambiantes a cada curva con magníficos coloridos como el rojizo de los cerros, el ocre del pasto seco, el gris de las piedras y el verde de los cactus. Dormiremos en Salta.

Día 15 - Conociendo Salta, La Linda

Comenzaremos nuestro tour por la ciudad desde la bonita Plaza 9 de Julio, llamativa por sus canteros adornados con gran colorido y sus árboles frutales que dejan su fragancia en el aire salteño. Desde la plaza podremos tener una primera visión de la historia y su pasado colonial, ya que estaremos rodeados de sus edificios antiguos, como el Cabildo, la Catedral, la Iglesia de San Francisco, el Convento de San Bernardo de la Monjas Carmelitas, uno de los edificios más antiguos de la ciudad y la puerta que da entrada al convento fue hecha de madera de algarrobo tallada a manos por nativos en el año 1762; sus antiguas casas completan el casco histórico, que hoy en día son monumentos de gran importancia. De allí nos dirigiremos hacia el imponente y más reconocido cerro de la ciudad salteña: el Cerro San Bernardo. Antes de llegar hasta él, pasearemos por sus calles, llegando al monumento de Güemes, un general argentino conocido por sus ideales de libertad, su desprecio al materialismo y su amor a la Patria.

Llegaremos al Parque San Martín, donde se encuentra la estación de teleféricos, el medio por el que ascenderemos al Cerro para tener una impresionante panorámica de la ciudad y alrededores, con los cerros de fondo. Luego, continuaremos hacia un lugar realmente encantador, elegido por los turistas por sus maravillosos atractivos naturales y actividades diversas por hacer: la villa veraniega de San Lorenzo, donde se encuentra la Quebrada, un sitio ideal para pasar el día a orillas del río, escuchando su relajante sonido. El camino nos conduce entre jardines floreados, mansiones, castillos, rodeados por lomadas y donde se pueden realizar cabalgatas, trekking y pic-nic. Volveremos para la ciudad, pasando primero por el Mercado Artesanal, donde podremos adquirir recuerdos de esta hermosa ciudad, tales como piezas en plata y cerámica, tejidos rústicos de lana de llama, artesanías en cuero, entre otros.

Día 16 - Travesía a las Nubes - Salinas Grandes - Purmamarca

Recorreremos el camino que hace el Tren a las Nubes, incluso visitando las Salinas Grandes hasta Purmamarca. La primer localidad que atravesaremos en nuestro recorrido es Campo Quijano, una tranquila localidad, destacada por el Dique Las Lomitas, obteniendo hermosas vistas de sus campos y verdes cerros como el paisaje del Río Arenales en El Encón, se trata de un tradicional pueblo en el Valle de Lerma, conocido por ser la puerta de acceso hacia la Puna, por donde pasan las vías del Tren a las Nubes. Seguimos nuestro camino pasando por el Río Blanco, rodeado de pura naturaleza, llegaremos a Quebrada del Toro, que se extiende hasta Puerta Tastil, una pequeña ciudad precolombina que tuvo su mayor desarrollo en el siglo XIV y luego, desapareció misteriosamente, en este pueblo aparece nuevamente el Río Blanco bordeando el camino.

La ciudad prehispánica de Tastil representa la "puerta" de acceso a la Quebrada de las Cuevas, en donde podremos encontrar las Ruinas arqueológicas de Tastil. Seguiremos por Abra Blanca, que se encuentra a 4080 metros sobre el nivel del mar hasta San Antonio de los Cobres, una pequeña ciudad que se encuentra a aproximadamente 4.000 metros sobre el nivel del mar, famosa por celebrarse allí la Fiesta Nacional de la Pachamama (Madre Tierra) y por ser el punto culminante del paseo en el Tren a las Nubes.

Continuaremos por la Ruta 40 hacia las Salinas Grandes, ya en Jujuy, que se encuentran a 3450 metros sobre el nivel del mar, en promedio. Éstas se extienden por la región denominad Puna Jujeña. El origen de las salinas datan de entre 5 y 10 millones de años atrás, en cuyo período la cuenca de este salar se cubrió de agua con una importante cantidad de sales por la actividad volcánica y, de a poco, la evaporación de estas aguas dio lugar a este gran salar, que es un espectáculo para los ojos, por el contraste que forma con el cielo. Bajaremos por la Cuesta de Lipán llegando al pueblo de Purmamarca, ubicado al pie del Cerro de los Siete Colores.

Nota: Dependiendo de la fecha del año se puede viajar en el Tren a las Nubes o hacer el Safari a las Nubes que hace un recorrido parecido.

Día 17 - Paseo de Los Colorados, Purmamarca

Día libre en Purmamarca. La breve caminata por el Paseo de los Colorados, nos brinda paisajes que nos muestran formaciones sedimentarias de color rojizo con figuras pétreas que la madre naturaleza ha tallado con el correr de los años debido a la erosión del viento y el agua. Este trekking se hace siguiendo el Cerro de los Siete Colores, que hizo famoso a Purmamarca, es de aproximadamente 3 kilómetros que van rodeando los cerros colorados, de ahí su nombre. En el camino nos cruzamos con ovejas, cabras y llamas, finalizando detrás de un poblado, cerca del cementerio.

Día 18 - Quebrada de Humahuaca desde Jujuy

Partimos desde San Salvador de Jujuy, hacia el norte en dirección a la Quebrada de Humahuaca, Patrimonio Natural y Cultural de la Humanidad. La puerta de entrada a la quebrada es León y durante nuestro trayecto nos acompañará el río Grande. En el camino dejaremos pueblos como Yala, Lozano, León, Tumbaya y Volcán. Tumbaya es nuestra primer parada para ir a visitar su plaza e iglesia.

En el pintoresco pueblo de Purmamarca famoso mundialmente por su belleza natural que presenta el Cerro de los Siete Colores, conoceremos el Paseo de Los Colorados, la feria y la Iglesia. Nuestra ruta prosigue por La Posta de Hornillos (Monumento histórico). Finalmente seguimos nuestro camino con el objetivo de ingresar en Humahuaca e ir a la bendición de San Francisco Solano desde el reloj del cabildo. Iremos al Monumento a los Héroes de la Independencia, la Iglesia con sus pinturas cuzqueñas y las calles típicas que la rodean.

Por la tarde ya regresando a San Salvador de Jujuy nos detenemos de regreso en la Iglesia de Uquia, para observar el altar de oro y cuadros cuzqueños de los Angeles Arcabuceros. Dependiendo del tiempo podemos visitar un artesano especialista en cerámica e ir a conocer una Reserva de Vicuñas. En Huacalera nos detenemos en el Trópico de Capricornio y en Tilcara, visitamos el Pucará, el Museo Arqueológico, la Plaza de los Artesanos y su Iglesia. La última parada del trayecto es Maimará para fotografiar a la Paleta del Pintor y conocer su Cementerio de Altura. Nos quedamos a dormir en Tilcara.

Día 19 - Caravana de Llamas en Tilcara

Hoy será un día muy especial porque será el encuentro con las llamas. La llama es un fiel compañero del campesino andino. Gracias a ellas se transporta mercadería a través de la puna, valles o selvas. En Tilcara se domestica a las llamas para el uso de carga de comestibles y de tiro. Se usa un sistema especial para amansar a las llamas denominado "estimulación positiva", teniendo como resultado llamas dóciles y de excelente comportamiento, logrando una domesticación perfecta.

Llamado el "Camélido de las Alturas", la llama ha sido designado un animal sagrado por distintas culturas prehistóricas y ha sido un emblema de riqueza o de nobleza. Es identidad de Jujuy y de su legado cultural. Haremos caminatas hacia caseríos rurales o puntos panorámicos; disfrutando de distintos parajes y visitando a habitantes de las comunidades. No sólo gozaremos de la sabiduría ancestral que el hombre jujeño denota en cada actividad cultural que realiza.

Día 20 - La Quiaca, Abra Pampa, Yavi & Villazón

En el extremo norte de la Argentina se encuentran tierras milenarias que atesoran leyendas de un antiguo marquesado, situado en verde oasis en pleno altiplano jujeño, justo en la frontera con nuestro hermano país de Bolivia y camino al Cuzco, combinando tradición, paisajes y comercio. Atravesaremos lo que nos resta de la Quebrada de Humahuaca, desde Tilcar, continuamos por Humahuaca y luego el Espinazo del Diablo, en Tres Cruces, para llegar al extremo norte de la Argentina, La Quiaca. Antes, en Abra Pampa iremos a conocer la Comunidad de Mujeres aborígenes de la Puna. Visitaremos la ciudad y luego iremos hacia Yavi, a 16 km de La Quiaca, conocida por su histórica capilla que tiene un hermoso altar y retablo que se encuentra tallado a mano y laminado en oro.

El Museo de La Casa del Marquez y el viejo Molino son el fiel reflejo de los vestigios de este antiguo marquesado. En Yavi Chico con ayuda de los baqueanos (gente de la zona con vasta experiencia) se pueden ver antigales de la época pre-hispánica. Visitamos el sitio arqueológico de la Laguna Colorada, que se halla detrás del cordón montañoso de Los Ocho Hermanos, en este lugar se conservan petroglifos de diferente culturas de la región.

La Quiaca se encuentra en la frontera con Bolivia, unida con la ciudad boliviana de Villazón por medio de un puente internacional. A principios del siglo XX llegó el ferrocarril desde la Puna hasta la frontera, donde se construyó la estación limíte y un viaducto formado por tres arcos sobre el río de la Quiaca. La Quiaca se ha desarrollado con el correr del tiempo, adquiriendo relevancia desde mediados del siglo XX. La Quiaca es lugar de un tránsito incesante de habitantes del Altiplano Andino, típicos con su vestimenta puneña. Próximo a La Quiaca encontraremos otra ciudad de relevancia del noroeste argentino, Yavi, rica por su alto contenido histórico. Finalmente cruzaremos el puente internacional para ir a conocer Villazón, en territorio boliviano.

Día 21 - Iruya, un pueblo en la montaña o Toreo de La Vincha, Casabindo

Desayuno en el hotel. El Toreo de la Vincha es la única fiesta taurina de la Argentina y fue heredada de la colonización española. Se realiza en el pueblo de Casabindo, Provincia de Jujuy. La ceremonia se celebra en la plaza Quipildor el 15 de Agosto de cada año, con el objetivo de festejar la Asunción de la Virgen María. A diferencia de las corridas de Toros que se realizan en España, al Toro no se lo lastima, sólo se le debe quitar la vincha. La tradición dice que aquel que logre sacarle la vincha al toro se la debe ofrendar a la Virgen. Un verdadero sincretismo de 2 culturas diferentes que conjugan en un acto inolvidable y original.

Salimos para Casabindo, a 210 km de San Salvador de Jujuy, si fuimos a La Quiaca, dormimos en La Quiaca para estar más cerca el día siguiente. Llegamos a la mañana para asistir a la misa ofrendada a la Pachamama y para la procesión por las calles del pueblo con imágenes, cuarteada y baile de samilantes, vestidos con plumas de ñandú y cascabeles en las piernas para pedir que llueva en los meses de siembra. Al mediodía se puede probar comidas típicas del norte. Luego nos ubicamos en el muro perimetral a la plaza, justo frente a la Iglesia fundada en 1690 que conserva pinturas cuzqueñas para observar el enfrentamiento amistoso entre los baqueanos y el toro, a fin de quitarle la vincha y ofrendársela a la virgen. A media tarde volvemos a San Salvador de Jujuy.

Opción: Iruya desde San Salvador de Jujuy

A la mañana dejaremos Jujuy para dirigirnos hacia Iruya, pasando por Iturbe y Chaupi Rodeo, pueblos jujeños con paisajes típicos del norte, muy pintorescos, como Abra del Cóndor a 4.000 metros sobre el nivel del mar. Luego empezaremos a descender a los 1.200 metros en un tramo de 19 km de extensión, donde podremos observar el cambio de colores que nos ofrece la madre naturaleza, pasando del verde agreste, al morado o violeta, siempre con la compañía del río Colanzuli hasta detenernos en nuestra meta: Iruya, hermoso pueblo que parece emerger de la montaña. Luego regresaremos a San Salvador de Jujuy.

Día 22 - Las Yungas, Parque Nacional Calilegua: La Reserva de Biósfera más grande de la Argentina

Comenzaremos nuestra aventura por el Corredor de las Selvas y Yungas visitando el Parque Nacional Calilegua. Haremos una primer parada para disfrutar de uno de los circuitos que existen en el Parque, desde los 475 m.s.n.m. hasta los 1700 m.s.n.m. Hay 3 senderos para recorrer: La Mamota, La Herradura y La Lagunita, siempre juntos a un guía del parque.

La selva de Yungas es uno de los biomas más ricos en especies de mamíferos de la región templada tropical del noroeste. Se estiman más de 100 especies de mamíferos en los 600 km de extensión del Noroeste de Argentina. Cerca del 35 % de las especies de mamíferos terrestres de Argentina se encuentran en este ecosistema de Selvas y Yungas.

Observamos mamíferos como el yaguareté, tapires, oso hormiguero, mono caí, hurón mayor, mayuatos, coendú, tapití, ardilla colorada, murciélagos, armadillos, ciertos marsupiales, etc. Aves como pavas de monte, burgos, macarás, águilas, paloma-perdíz, surucuás, loros tucanes, picaflores, boyeros, etc. Dentro de los reptiles hay lagartos y culebras. Como anfibios observarmos ranas marsupiales, sapito de panza roja y ranas. Y dentro de los peces, proliferan mojarras, bagre anguila, tararira, vieja de agua, bagre grande etc. Es muy conocido el "oso de anteojos" llamado por los lugareños, ucumari.

Las Selvas Montañosas están sobre las laderas entre los 500 y 1000 metros. La vegetación es densa y húmeda. En la capa arbórea más alta, arriba de los 30 metros, encontramos el laurel, el horco molle y otras especies de cedros, nogal etc. En el estrato medio que no supera los 20 metros, hay chalchal, palo luz, roble y tala. Encontramos otros estratos, uno arbustivo y otro herbáceo, plantas que se desarrollan sobre la superficie del suelo y una cantidad imporante de lianas y epifitas. En el Parque Nacional Calilegua se observan distintas clases de bosques, donde habitan el pino del cerro, de manera irregular, el bosque de aliso y el de queñoa, que alcanzan hasta los 3000 metros de altura.

Día 23 - Lagunas de Yala & Termas de Reyes

Viajaremos desde San Salvador hacia las Lagunas de Yala que se encuentran apenas a 20 km de la ciudad. Se trata de seis lagunas situadas en un marco natural imponente rodeadas de exuberante verde a una altura superior a los 2.000 metros, rodeadass de un bosque de alisos y pinos. Ascenderemos por un camino de cornisa, antes pasaremos por un coto de pesca de truchas.

Las lagunas forman parte del Parque Provincial Potrero de Yala y pertenecen a la Reserva de la Biósfera, una de las regiones protegidas de Jujuy de todo el Noroeste. Yala es ideal para la práctica del deporte aventura y el ecoturismo, también para la pesca deportiva. Esta región pertenece a la zona de los Valles jujeños y tiene mucha similitud con el Parque Nacional Calilegua. Más tarde abandonaremos Yala para ir hacia Reyes, en un recorrido muy pintoresco y singular hasta desembocar en el mirador de Reyes donde se podrá observar con una vista panorámica espectacular la Quebrada homónima.

Día 24 - San Salvador de Jujuy

Desayuno en el hotel. Traslado desde el hotel al Aeropuerto de Jujuy.


Consultar Reservar Descargar PDF