El Chaltén

La magia de glaciares, lagunas escondidas y estancias dice presente en El Chaltén. Recostado sobre el Lago Viedma (106.000 hectáreas), este pueblo cuenta con la magnética presencia del Fitz Roy: cerro cuya cima luce una silueta inconfundible e imponente, casi siempre custodiada por una blanca nube. Inconfundible postal de una de las más impresionantes arquitecturas graníticas de la tierra, y una de las más bellas cimas del mundo. Su prefecta pirámide rocosa es visible ya desde muchos kilómetros antes de alcanzar sus laderas. Paraíso de Trekkers y andinistas, el Chaltén ha sido declarado Capital Nacional del Trekking. Aquella a que promete las más inolvidables experiencias visuales: las agujas graníticas del gran Fitz Roy y del cerro Torre componen un imponente y espectacular panorama, en compañía de los glaciares Viedma, Upsala y Moyano -quienes desaguan en el Lago Viedma-. Pues el Chaltén cuenta una ventaja extra: su proximidad a los Campos de los Hielos Patagónicos.

Excursiones en El Chaltén

Este pequeño pueblo de especial encanto fue fundado en 1985 y ha experimentado un importante crecimiento gracias a la llegada de pobladores de diferentes sitios del país. Su fisonomía está dominada por casas bajas de madera con estilo alpino.

Capital del Trekking

Hoy se la llama la capital del trekking, debido a la gran cantidad de senderos que ofrece a los amantes de esta disciplina. En los recorridos por sus alrededores se puede disfrutar de caídas de agua, lagos, bosques, glaciares, montañas y avistaje de aves. Los circuitos de trekking se extienden al oeste de El Chaltén, entre los ríos Eléctrico al norte y Fitz Roy al sur. Se recomienda siempre llevar abrigo suficiente a pesar de estar en época estival, ya que cuando cae el sol la temperatura puede descender bruscamente.

Los circuitos de trekking

Los más importantes son Laguna de los Tres, Laguna Torre, Campamento Base y Río Eléctrico:

  1. Laguna de los Tres: Hasta alcanzar el curso del río Blanco es un camino fácil que transcurre entre bosques y pasa por la bella laguna Capri. Luego continúa un trayecto corto pero intenso y empinado que asciende hasta los 1.200 metros para arribar a la Laguna de los Tres, con excelentes vistas de los cordones del Fitz Roy y del cerro Torre.
  2. Laguna Torre: Se parte temprano por la mañana, luego de la salida del sol, para retornar a El Chaltén cerca de las cuatro de la tarde. El camino se desarrolla entre hermosos y tupidos bosques de coníferas, donde se pueden avistar carpinteros de cabeza roja, bandurrias, etc. Después de casi tres horas de caminata se llega a la laguna Torre, habitada por patos y cauquenes, donde desaguan los glaciares Torre y Grande y nace el río Fitz Roy. Al regreso vemos el campamento De Agostini.
  3. Campamento Base: Este trekking es justo para gente que desee hacer noche en campamento. Se inicia por la zona norte del pueblo (en el cruce de la ruta provincial 23 con el río Blanco). Se atraviesan un área boscosa y siguiendo el curso del río hacia el sur se pasa por el campamento Poincenot y la laguna Sucia. Luego empieza un descenso para volver al sur e ir a conocer las lagunas Madre e Hija, terminando en el Lago Torre. Este programa puede hacer en 2 o 3 días.
  4. Río Eléctrico: Este trekking se hace siguiendo el curso del río Eléctrico desde la ruta provincial 23 hacia el oeste. Luego de varias horas caminando se llega a la costa de lago Eléctrico, con presencia de cauquenes y martín pescador grande. Acá se encuentra el campamento base Piedra del Fraile, en homenaje al misionero y explorador Alberto De Agostini, un sitio con refugio y servicios para quienes deseen pasar la noche al aire libre.

Nota: En todos estos trekking el equipo básico para llevar es una brújula, bastones de apoyo para la caminata, botas acolchadas con grampones para hielo y un buzo térmico.

Desde El Calafate al El Chaltén

Cuando dejamos El Calafate para ir hasta El Chaltén debemos pasar por el puente Charles Fuhr, sobre el río Santa Cruz. Podemos considerar el punto de inicio hacia el pueblo de El Chaltén. Empezamos a recorrer una zona despoblada, de estepas desiertas y fuertes vientos sobre la ruta 40 en dirección norte, pasamos la desembocadura del río La Leona hasta llegar al Lago Viedma. En el camino dejamos el Parador Luz Divina (que lleva el nombre de la estancia) que se encuentra sobre el río La Leona que une los lagos argentinos y Viedma en un paraje desolador y árido donde se pueden observar guanacos, ñandúes y águilas.

En dirección al lago Viedma se encuentra el hotel La Leona. Se trata del parador más emblemático de la ruta 40, es un rústico almacén de ramos generales, bien de campo, funciona como bar y hotel. Justo en La Leona está el ingreso a la ruta provincial 21 que nos conduce a El Chaltén, camino al pueblo cordillerano a nuestra izquierda nos acompaña la presencia del lago Viedma. Este espejo de agua de silueta alargada cuenta con una superficie de 1.100 km2 y se alimenta de caudales provenientes del glaciar Viedma, el monte Fitz Roy y el cerro Torre.

Esta zona fue territorio de los tehuelches hasta finales del siglo XIX. Continuamos en dirección oeste hacia El Chaltén, antes aparece la entrada a la Estancia Helsinfors, que se halla en el límite del Parque Nacional Los Glaciares. A medida que nos aproximamos a El Chaltén aparece la silueta majestuosa del cordón montañoso del Fitz Roy, verdadero símbolo de la Patagonia Austral, llamado originalmente Chaltén, que en lengua indígena aonikenk significa ¨montaña de humo¨. Luego el perito Francisco Moreno lo rebautizó en honor a Robert Fitz Roy, marino inglés y gran explorador del extremo sur de América.

Río de las Vueltas y la Laguna del Desierto

Ya en el pueblo de El Chaltén atravesamos el pequeño casco urbano por la Avenida San Martín y apenas 1 km al norte aparece nuevamente la ruta provincial 23, en el camino a la Laguna del Desierto, encontrándonos con el Río de las Vueltas. El Río de las Vueltas es un curso de agua serpenteante, del que recibe su nombre, en un entorno de ensueño. Las mejores vistas del río se pueden tomar desde la senda de trekking que conduce a la Laguna de los Tres. El río corre encajonado por montañas de picos nevados y bosques que descienden desde las laderas. Las arboledas de ñires y lengas son profundas e impenetrables, de aires misteriosos y encantadores. Entre los estuarios del río abundan cauquenes, bandurrias, patos y vacas de las estancias vecinas.

Seguimos avanzando por la ruta provincial 23 hacia el norte avanzando en tre bosques para llegar hasta la Laguna del Desierto. Este otro espejo de agua de silueta alargada fue epicentro de uno de los últimos conflictos limítrofes entre Chile y Argentina. Se alimenta de caudales de deshielo provenientes de los Andes y parece escondida a los visitantes por árboles y montañas de nieves eternas, a tal punto que la observa por primera vez casi al arribar a su costa.

La Capilla de los Austríacos

En El Chaltén se encuentra un homenaje a la aventura, la Capilla de los Austríacos, que se encuentra en el centro del pueblo, de cara al Fitz Roy, fue erigida en honor a aquellos que murieron luchando por alcanzar la cima. Se construyó en honor al alpinista austríaco Toni Egger, que perdió la vida en una avalancha mientras escalaba el cerro Torreen compañía del montañista italiano Césare Maestri. La capilla se erigió en 1995 con materiales traídos especialmente de Austria y fue construidas por carpinteros y artesanos austríacos. En sus paredes están inscriptos los nombres de todos los escaladores muertos en el Fitz Roy y en sus montañas cercanas.

Monte Fitz Roy

El legendario Fitz Roy o Chaltén es una de las montañas más hermosas y emblemáticas de la parte austral de la cordillera de los Andes. Una cumbre trágica y deseada por alpinistas de todo el mundo que, escondida entre las nubes, preside un cordón de picos rico en leyendas. Es uno de los picos más escarpados y difíciles de escalar, por lo que las ascensiones sólo son aptas para andinistas profesionales. ¿Monte o Volcán? El Perito Moreno bautizó Fitz Roy a la montaña en 1877, primero pensó que era un volcán, porque así lo creían los tehuelches.

El Cerro Fitz Roy presenta ¨La Pared Imposible¨, ya que hubo muchos intentos de escalarla a inicios del siglo XX, la primera cumbre fue alcanzada en 1953 por los andinistas Lionel Murray y Guido Magnone. Son 3.405 metros que alcanza la cumbre principal del Fitz Roy, un macizo granítico de afiladas paredes formado por rocas de extrema dureza y una cúpula de hielo eterno. Se destacan 3 agujas importantes: La aguja de Saint-Exupery, la aguja Rafael y la aguja Poincenot. La aguja de Saint-Exupery le debe su nombre a una expedición francesa de 1952 que la nombró en honor al aviador y poeta, autor del Principito. En la base de la aguja Rafael se encuentra la hermosa laguna de los Tres, a la que se puede acceder por senderos de trekking. La aguja Poincenot fue bautizada en honor al montañista francés Jacques Poincenot, que falleció en el intento de ascenso en 1952.

Excursiones a El Chaltén

Trekking a Laguna de los Tres

Día libre para descansar o realizar algún trekking. Dependiendo de las condiciones físicas recomendamos hacer el Trekking a la base del Cerro Fitz Roy, La Laguna de los Tres (moderado, 8 horas) o el Trekking a Laguna Capri (fácil, 4 horas)

Trekking al Cerro Fitz Roy: Laguna de los Tres

Tenemos el día libre en El Chaltén. Aconsejamos efectuar el trekking más importante de todo el Parque Nacional Los Glaciares. El sendero se encuentra perfectamente señalizado. Al primer mirador con vista al Glaciar Piedras Blancas se llega luego de casi 2 horas de trekking por el Valle del Río Blanco y caminando por bosques legendarios de nothofagus. Un poco más de avance y llegamos hasta el Campamento Poincenot hasta culminar en Río Blanco. Desde acá subimos una cuesta con un desnivel importante, de 400 metros en ascenso hasta la base del Cerro Fitz Roy: Laguna de Los Tres. El sendero finaliza en la arista de una morena glaciaria. Podremos tener una formidable vista de dicha laguna y de su glaciar junto al perfil clásico del Cerro Fitz Roy que aparece de las entrañas de los hielos llegando hasta más de 2.000 metros de alto. Si nos animamos a seguir un poco más, nos desviamos hasta el mirador de la Laguna Sucia, desde el cual se puede ver el Lago Viedma y los glaciares colgantes. Regresamos al pueblo pasando por Laguna Capri. Si no nos demoramos debemos llegar cerca de las 18 hs. En el supuesto caso de desear contratar un guía de montaña, por favor avisar con anticipación.



Trekking a Laguna Capri

Caminar hasta la Laguna Capri es un verdadero relax para nuestros ojos y es ideal para aquellos que cuentan con poco tiempo para hacer caminatas largas de todo un día, como ir a Laguna de Los Tres y o a Laguna Torre. El objetivo es llegar al primer mirador del Cerro Fitz Roy. Comenzamos en el pueblo del Chaltén, es un trekking fácil pero con una pendiente pronunciada por un trecho de casi 2 horas, esquivando un desnivel de 350 m.s.n.m. El primer tramo es la misma senda que ir a Laguna de Los Tres hasta que se llega a un mirador natural pedregoso, luego se desvía hacia el sur hasta el camping. En el mirador se puede tener una vista privilegiada del Cerro Torre y a su alrededor agujas como Poincenot, Saint Exupéry, Mermoz y Guillaumet. Queda poco para entrar en el Campamento Capri y detenernos a ver la Laguna homónima. Volvemos por la misma senda a nuestro alojamiento.



Trekking a Cerro Torre

Es uno de los trekking más tradicionales del Parque Nacional Los Glaciares. El sendero que nos lleva a Laguna Torre atraviesa un paisaje realmente hermoso. El camino comienza en El Chaltén y avanza sobre el Río Fitz Roy, con una pronunciada pendiente al inicio de la caminata, luego se hace más plano hasta llegar al primer descanso luego de casi 2 horas de andar. En este parador observamos el cordón montañoso del Cerro Torre, el Cordón de Las Adelas y algo del Cerro Fitz Roy. Seguimos avanzando con mínimas cuestas hasta el cauce del río y arribar al Campamento De Agostini, después de casi 1 hora de caminar por el sendero señalizado. Un poco más de esfuerzo y pasando el cruce de las morenas, vemos adelante nuestro la Laguna Torre. Nos reciben unas panorámicas increíbles del Cerro Torre, escoltado por las agujas de Egger, Standhard, Bífida y el Cordón de las Adelas que exhiben los glaciares de montaña que vierten sus aguas a la Laguna Torre.



Trekking a Piedra del Fraile

Partimos desde el Puente Río Eléctrico a unos 16 km aproximadamente de El Chaltén. Debemos trasladarnos hasta allí para iniciar el trekking a Piedra del Fraile. Se trata de una caminata de fácil recorrido ya que no presenta prácticamente ningún desnivel. Son 2 horas recorriendo bosques de nothofagus entre ñires y lengas, vadeando pequeños arroyos arribamos a Piedra del Fraile. Aquí Agostini se instaló para hacer base a sus expediciones. Se puede apreciar una imagen única de la pared noroeste del Cerro Fitz Roy.

El Refugio Los Troncos es un buen lugar para el acampe, debido a que presenta buenas instalaciones. Se debe abonar un ingreso porque es un campo privado. Aquellos que se animen pueden llegar hasta el Glaciar Pollone, con 2 horas más de trekking recorremos los 5 kilómetros que faltan para alcanzar el glaciar. Bordeando el río llegamos hasta el Lago Eléctrico, con la presencia de la cara norte del Fitz Roy y de las agujas Mermoz y Guillaumet. Luego continuamos hasta ver en frente nuestro los Glaciares Pollone y Fitz Roy Norte.



Trekking a Pliegue Tumbado

Esta caminata es un muy buen complemento para conocer muy bien esta parte del Parque Nacional Los Glaciares. Ir hasta Pliegue Tumbado nos da una verdadera dimensión de toda la zona, pudiendo ver muy bien el Cañón del Río Fitz Roy, el Glaciar y Cerro Torre, las lagunas Madre e Hija, el Cerro Fitz Roy e inclusive se observa la Laguna Cóndor. Observando en otra dirección vemos el Lago Viedma y el Valle del Río Tunel, con el Paso del Viento, puerta de ingreso a los Hielos Continentales Patagónicos. Este camino empieza en el pueblo del Chaltén, en el Centro de Informes de Parques Nacionales. En la primer etapa se recorre una zona de estepa y a medida que vamos subiendo, atravesamos un legendario bosque de nothofagus, compuesto principalmente de lengas y ñires. La loma del pliegue tumbado se encuentra a una altitud de 1.500 m.s.n.m. Es un trekking de dificultad intermedia, especialmente en el tramo final en donde se asciende el desnivel que es de 1.150 metros. Esta caminata se hace en 6 horas aproximadamente.



Navegación por el Lago del Desierto

Desayuno en el Hotel. Emprendemos la partida hacia el extremo sur del Lago del Desierto, mal llamado, Laguna del Desierto. Viajamos 38 km por un camino de tierra que serpentea el Valle del Río de las Vueltas, el paisaje que observamos es bien andino-patagónico, montañas, bosques, cascadas y espejos de agua conjugan esta armonía natural.

Caminamos hasta el Glaciar Huemul o navegamos por el Lago del Desierto...

Podemos optar por hacer una caminata hasta el Glaciar Huemul o navegar las gélidas aguas del lago. El trekking es corto de apenas 1 hora, pero con pendiente pronunciada, debiendo hacer un esfuerzo razonable. Se debe abonar una entrada ya que es zona privada. También se puede ir hasta las lagunas Larga y del Diablo, pero el recorrido es de 4 horas.

Aquellos que no quieran efectuar la caminata pueden disfrutar de una navegación por el Lago del Desierto. El barco se dirige desde el sur hacia el norte del lago. Una vez en tierra, caminamos hasta el Mirador Centinela, son sólo 12 minutos placenteros rodeados de unas vistas fantásticas. El lago del desierto se encuentra sobre un valle de casi 15 km que se halla entre la Cordillera Andina, cerca del Lago O'Higgins y el Cerro Fitz Roy. Los cordones de montaña que encierran al valle son el macizo occidental donde encontramos tramos como el cordón Marconi, entre otros y el macizo oriental. El Río de las Vueltas tiene su naciente en este lago, que en su recorrido se alimenta del Lago Azul, teniendo su desembocadura en el Lago Viedma.



Navegación al Lago Viedma y trek con grampones en Glaciar Viedma

Salimos hasta el Puerto de Bahía Túnel en dirección norte al Chaltén, en el Parque Nacional Los Glaciares, para navegar por el Lago Viedma y luego desembarcar en el Glaciar Viedma. El Lago Viedma con una longitud cercana a los 78 km, es el más largo de los lagos que se originaron debido a la abrasión glacial y es el segundo mayor del parque (El Glaciar Upsala es el más grande de todos). Se alimenta de su ventisquero homónimo que se encuentra en el oeste. El Glaciar Viedma está hacia el oeste y tiene 5.000 metros de ancho, 50 metros de alto y un área de casi 1.000 km2, desplegándose desde los hielos continentales patagónicos, entre los cerros Huemul y Campana, alimentándose de los hielos, hasta desembocar en el lago.

Una vez que embarcamos partimos hacia el sur acompañados de las vistas de los macizos Fitz Roy y Huemul y de impresionantes témpanos. Llegamos al Cabo de Hornos, justo en el sudeste del Campo Ventisqueros, para doblar hacia el oeste observando una visual única del Glaciar Viedma, rodeado de inmensos témpanos y paredes imponentes de hielo. Arribamos al Glaciar Viedma, descendemos en una zona rocosa para ir a ver las cavernas de hielo y otras formas de origen glaciar muy particulares. Recibimos información acerca de los glaciares.

Luego continuamos con el trekking hasta la zona de ablación, en el frente del glaciar. Con ayuda de grampones ascendemos para iniciar una caminata sobre sus estructuras heladas por un tiempo aproximado de 3 horas, pudiendo ver sumideros y grietas. Una vez finalizado el trekking por el interior de sus cuevas volvemos al barco para recorrer el frente del glaciar. Almorzamos a bordo (box lunch no incluido) y a la tarde retornamos a Bahía Túnel.